viernes, 23 de enero de 2015

AGUA MINERAL EMBOTELLADA. EL AGUA PURA NO ES LA MEJOR.




Las empresas de filtros de agua han llevado a cabo campañas en medios de comunicación y a través de comerciales que han visitado insistentemente los domicilios particulares, en las que el objetivo era crear la necesidad de purificar el agua de elementos indeseables.

Estas campañas han tenido éxito ya que son muchas las personas que consideran que el agua contiene impurezas que deben ser eliminadas para proteger la salud.


A ello también han contribuido los spots publicitarios de agua mineral embotellada cuando destacan su pureza sobre otras propiedades.

No disponemos de información sobre el agua de la red pública de suministro, pero en el caso del agua embotellada, podemos comprobar el contenido de sales minerales disueltas en ella.

Por todo lo explicado, es lógico que en caso de querer elegir la mejor marca de agua, nos fijemos en la etiqueta y busquemos aquella que tenga la menor cantidad de sales minerales, lo cual puede ser un error.

Partiendo de la certeza de que el agua que compramos no contiene elementos tóxicos, el único que debemos considerar como de riesgo es el sodio por su relación con la tensión arterial, motivo por el cual se recomienda un bajo consumo de éste. Sin embargo, existen sales minerales como el magnesio o el calcio, cuyo consumo es necesario. La Organización Mundial de la Salud, en el documento Nutrients in drinking water (2005) aconseja que estén presentes en unas cantidades determinadas. En este documento se explican los beneficios de consumir aguas duras y los riesgos de consumir agua desmineralizada. 

Tras 80 estudios realizados en 17 países se ha concluido que la dureza del agua medida por su contenido en carbonato cálcico, magnesio y/o calcio reduce el riesgo de morir por cardiopatía isquémica, por ejemplo infarto agudo de miocardio.

Además, el consumo de 1 litro de agua rica en magnesio aporta el 10% de la cantidad necesaria y lo mismo ocurre con el calcio. En el caso de consumir agua muy pobre en estos nutrientes estamos desperdiciando un aporte importante de éstos. Tened en cuenta que en la actualidad nuestra dieta es pobre en magnesio debido al bajo consumo de legumbres y frutos secos y respecto al calcio, aunque los lácteos son ricos en este mineral, los bajos niveles de vitamina D detectados en nuestra población y una alimentación que favorece la eliminación de calcio por orina (exceso de proteínas, sal y cafeína) hace recomendable el aprovechamiento de esta fuente de suministro.

Recomendación: Mirad las etiquetas del agua embotellada y elegid aquella que sea rica en calcio (Ca) y magnesio (Mg) y pobre en sodio (Na).
Para saber más: http://www.who.int/water_sanitation_health/dwq/nutrientsindw.pdf